Soy profesional, ¡soy mamá y busco trabajo!

Soy profesional, ¡soy mamá y busco trabajo!

Por: Liz Barrera Cárdenas

Para nadie es un secreto la discriminación que se presenta en compañías, tanto públicas como privadas, frente a los beneficios y carga laboral para las mujeres. Tampoco es desconocido el esfuerzo que ha significado para muchas generaciones el querer defender sus derechos, más aún en el campo laboral y la pregunta sería ¿porqué luchan y para qué? Una respuesta es para defenderse de la violencia emocional y física que durante muchos años han tenido que soportar por no ser las proveedoras de dinero en el hogar y tener un “trabajo” que no es remunerado ni reconocido: el hogar y los hijos.

Las mujeres tienen cada vez más preparación académica, son más capaces, y logran ascender profesionalmente. Sin embargo, cuando se convierten en madres, la situación es diferente porque llega la pregunta ¿Quién educará y cuidará de mis hijos en casa? Cuando la mamá decide asumir este rol deja atrás sus sueños profesionales, su educación y experiencia convirtiéndose en dependiente económicamente de la pareja o teniendo que dejar a sus hijos con terceras personas por ser cabezas de familia. 

A raíz de lo anterior hay mamás que buscan conciliar familia y trabajo, para cumplir con sus anhelos de tener hijos educados por ellas con una mejor atención en sus primeros años de vida y que esto se refleje en la salud emocional de todos; y así mismo, ellas poder ser independientes económicamente. En el mercado laboral actual se considera difícil encontrar un trabajo medio tiempo, de horario flexible o virtual, por no decir imposible. 

En ese orden de ideas se puede decir que hay un match donde las mamás profesionales que requieren trabajar de forma remota o tiempo parcial y las empresas que requieren personal profesional que cumpla con lo que realmente necesitan. Mediante la contratación del servicio por labor cumplida, las organizaciones pueden tener un equipo multidisciplinario de alto desempeño que le ayude a ser competitiva internamente para crecer de forma sostenible a costos justos.

Un ejemplo de estos nuevos entornos de trabajo es Manglar by moms, que nace en 2016 de una mamá que entendió la situación y generó una solución tanto para las mamás como para las empresas, y que en 2020 con la nueva normalidad se evidencia una mayor aceptación de esta modalidad laboral. Consiste en trabajo remoto pago por entregables, donde se garantiza que la empresa recibirá lo solicitado y la mamá recibirá el pago justo y legal por su trabajo. La plataforma cuenta con una base de datos de más de 5.000 mamás que se han inscrito y han sido caracterizadas para encontrar el perfil ideal de candidata que la empresa requiere; ofrece una alternativa para la generación de ingresos en un contexto donde la tasa de desempleo en las mujeres fue en agosto de 2020 de 21,7%, mayor en 8,3 p.p. que en los hombres (DANE).

La pandemia ha sido un problema en muchos contextos, para nosotras se ha convertido en una oportunidad, las empresas han dado una apertura al nuevo escenario laboral donde el ejercicio profesional permite mayor flexibilidad.  Así mismo verán el mundo los hijos de esta generación que tendrán mamás presentes en su educación emocional, podrán encontrar oportunidades en los problemas y generar soluciones con un mayor impacto social. 

* Miembro Dirección de Seguimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible