Por: Jorge Morales

El proceso de análisis y decisión sobre las medidas o instrumentos de política pública para el mejoramiento de la movilidad y  el medio ambiente en la ciudad de Bogotá, se podría potenciar, introduciendo y adoptando esquemas de diagnóstico, simulación y proyección, para decidir sobre las prioridades en las políticas y estrategias, y poder efectuar evaluaciones amplias del impacto potencial de las mismas a través del tiempo y poder responder de mejor manera a las preguntas: ¿Cuales, de dichas políticas y estrategias, podrían tener el mayor impacto sobre el mejoramiento de la movilidad y la reducción de la contaminación?, ¿Qué indicadores pueden utilizarse para monitorear y evaluar el progreso?

Lo anterior, lleva a considerar el diseño e implementación de un sistema que a nivel internacional se conoce como de manejo de la congestión (SMC), a través del cual, se pueden estructurar acciones y estrategias, tendientes a la reducción del problema de movilidad y contaminación que padece la ciudad, en un plazo razonablemente corto, de manera planificada y mediante un proceso sistemático que proporcione una gestión y operación integrada, segura y efectiva del sistema de transporte multimodal y  sin que se tenga que esperar al desarrollo y ejecución de inversiones que se enmarcan en el largo plazo y que requieren un término extenso de implementación (Morales Rodriguez, 2019.).

A nivel internacional existen ejemplos muy representativos de este tipo de sistema de manejo de la congestión (SMC), de los cuales, en especial vale la pena mencionar el caso de los Estados Unidos de América, en donde a través de un proceso establecido mediante ley por el gobierno federal (Federal Highway Administration. U.S. Department of Transportation., 1998), para las áreas de planificación metropolitana con una población superior a 200,000 habitantes, se establece un esquema, que consiste en un proceso sistemático que proporciona una gestión y operación integrada segura y efectiva del sistema de transporte multimodal (Federal Highway Administration. U.S. Department of Transportation., 2009-2012). Se utiliza para identificar vías congestionadas, establecer medidas de desempeño multimodales, identificar estrategias de gestión de congestión y medios de implementación, y evaluar la efectividad de las estrategias implementadas (U.S. Congress, 1991).

De acuerdo con lo establecido por el gobierno de los Estados Unidos de América (Federal Highway Administration. U.S. Department of Transportation., 1999), se define el SMC (CMS en inglés) como un proceso sistemático para gestionar la congestión del tráfico que proporciona información sobre el rendimiento del sistema de transporte y sobre estrategias alternativas para aliviar la congestión y mejorar la movilidad de las personas y bienes a niveles que satisfacen las necesidades estatales y locales. La regla establece que el CMS se desarrollará, establecerá e implementará como parte del proceso de planificación metropolitana e incluirá:

  1. Métodos para monitorear y evaluar el desempeño del sistema de transporte multimodal, identificar las causas de la congestión, identificar acciones alternativas, evaluar e implementar acciones rentables y evaluar la efectividad de las acciones implementadas;
  2. Definición de parámetros para medir el grado de congestión y para soportar la evaluación de la eficacia de las estrategias de reducción de la congestión y de mejora de la movilidad, para el movimiento de personas y bienes. Dado que los niveles de rendimiento aceptable del sistema pueden varían entre las comunidades locales, las medidas de desempeño y los umbrales de servicio deben ser adaptado a las necesidades específicas del área y establecido cooperativamente por los funcionarios locales en consulta con los operadores de los principales modos de transporte en el área de cobertura y obviamente con la ciudadanía;
  3. Establecimiento de un programa de recolección de datos y monitoreo del desempeño del sistema para definir el alcance y la duración de la congestión, para ayudar a determinar las causas de la congestión, y para evaluar la eficiencia y efectividad de las acciones implementadas. En la medida posible, se deben utilizar las fuentes de datos existentes, así como la aplicación adecuada de las capacidades de monitoreo del rendimiento del sistema en tiempo real disponibles a través de las tecnologías de los sistemas de transporte inteligente;
  4. Identificación y evaluación del desempeño anticipado y de los beneficios esperados de las estrategias de manejo de congestión tradicionales y no tradicionales que contribuirán al uso más eficiente de los sistemas de transporte existentes y futuros, con base en las medidas de desempeño establecidas. Las siguientes categorías de estrategias, o combinaciones de estrategias, deben considerarse adecuadamente para cada área: Medidas de gestión de la demanda de transporte, incluida la gestión del crecimiento y precios de congestión; mejoras operacionales de tráfico; mejoras en el transporte público; tecnologías de los sistemas de transporte inteligente; y, cuando sea necesario, capacidad adicional del sistema;
  5. Identificación de un cronograma de implementación, responsabilidades de implementación y posibles fuentes de financiamiento para cada estrategia (o combinación de estrategias) propuestas para implementación; y
  6. Implementación de un proceso para la evaluación periódica de la eficiencia y efectividad de las estrategias implementadas, en términos de las medidas de desempeño establecidas en el área. Los resultados de esta evaluación se proporcionarán a los responsables de la toma de decisiones para proporcionar orientación en la selección de estrategias efectivas para su futura implementación.

Finalmente, es conveniente resaltar que una buena política urbana se constituye a partir de elementos coordinados que trabajen juntos para producir un conjunto equilibrado de metas de factores de movilidad, ambientales, sociales y económicos y para lograr esto, es necesario que las políticas públicas y sus instrumentos, se tracen, decidan e implementen, de manera planificada y mediante un proceso sistemático.

Bibliografía

Federal Highway Administration. U.S. Department of Transportation. (1998). TEA-21 – Transportation Equity Act for the 21st Century Moving Americans into the 21st Century. Obtenido de fhwa.dot.gov: https://www.fhwa.dot.gov/tea21/h2400.htm

Federal Highway Administration. U.S. Department of Transportation. (1999). Federal Register, Part III, FHWA, FTA, U.S. Department of Transportation, Management and Monitoring Systems. Section 500.109. Obtenido de fhwa.dot.gov: https://www.fhwa.dot.gov/legsregs/directives/fapg/cfr050a.htm

Federal Highway Administration. U.S. Department of Transportation. (2009-2012). Safe, Accountable, Flexible, Efficient Transportation Equity Act: A Legacy for Users (SAFETEA-LU) Extension Acts. Obtenido de fhwa.dot.gov: https://www.fhwa.dot.gov/safetealu/legis.htm.

Morales Rodriguez, J. (2019.). Un Sistema de Manejo de la Congestión (SMC) para la ciudad de Bogotá. Compilación, análisis y desarrollo. Bogotá.

U.S. Congress. (1991). H.R.2950 – Intermodal Surface Transportation Efficiency Act of 1991. Obtenido de congress.gov/bill/102nd-congress/house-bill/2950: https://www.congress.gov/bill/102nd-congress/house-bill/2950

*Columnista Invitado

Compartir.

Para poder encontrarnos hay que acercarse Al Centro.